Tres profes al tablero

Conmemorando el Día del Maestro y de la Maestra, y buscando conocer un poco más de esta labor que, más que una profesión es una vocación, les hemos hecho tres preguntas a igual número de profesores: a Víctor Manuel Prada, profe de Educación Física en la I. E. Luis Ernesto Vanegas Neira, en Rioblanco, Tolima; Sofía Milán Varela, rectora de la I. E. Llano Verde, sede Nariño, en Cali, Valle del Cauca; y Arbey Antonio Roa Ulloa, también docente en la I. E. Luis Ernesto Vanegas Neira. 

Educapaz: ¿Cuándo supieron que querían ser docentes?

Profe Víctor: «Cuando comencé a hacer prácticas en la Universidad, en el Instituto de Sordos y Mudos. Allí me di cuenta de que tenía esa chispa para entender y poder comunicarme con las personas, en especial aquellos con dificultades». 

Profe Sofía: «Empecé desde muy jóven en la educación (…) y ahora completo una historia educadora de 32 años de experiencia». 

Profe Arbey: «Siempre me ha gustado esta profesión, para eso me he formado todo este tiempo, para entregarse de lleno a estos jóvenes». 

Educapaz: ¿Qué ha sido lo más difícil de ser docente?

Profe Víctor: «En lo personal, alejarme de mi familia: ha sido un proceso de adaptación. Y en lo profesional, el entorno, es decir, darme cuenta de las necesidades que tienen los estudiantes, comparar los niños de la ciudad con los del campo (…) Lo más difícil es tener que hacer el trabajo con las uñas para intentar superar esas brechas». 

Profe Sofía: «Empecé trabajando con niños de estratos 5 y 6, y hace 20 años con niños de estratos 1 y 2 (…) que son niños de alto riesgo». 

Profe Arbey: «Lo más difícil es estar alejado de la familia (…) También ver que algunos estudiantes llegan sin desayunar, tardan hasta tres horas para llegar al colegio, llegan mojados (…) Ver que no hay acompañamiento del gobierno nacional, que la infraestructura no es apropiada para la parte pedagógica, que no hay salas de internet (…) ni presencia de universidades para que estos muchachos con ganas de salir adelante no se queden en el camino». 

Educapaz: ¿Qué ha sido lo más satisfactorio de la docencia?

Profe Víctor: «Lo más satisfactorio ha sido ver graduar a mis estudiantes (…) Me han llamado varios estudiantes y me han dicho: “rofe, estoy estudiando Negocios internacionales, Inglés, Ingenieria’”. Esos estudiantes me llenan de satisfacción porque lo que les dije sobre un futuro mejor, sobre hacerse profesionales y volver a ayudar a sus comunidades, ha calado. Estoy cambiando paradigmas sobre lo que es el campo». 

Profe Sofía: «Tengo 66 años de edad, soy esposa y madre, y mis estudiantes son mis segundos hijos (…) Como tal, lo más satisfactorio ha sido poder rescatar a esos seres humanos, ayudar a que los talentos de estos niños y jóvenes sean recompensados para que puedan alcanzar sus sueños». 

Profe Arbey: «Lo más satisfactorio es ver que a pesar de todas sus dificultades, hacen el esfuerzo por llegar al colegio y salir adelante».