Somos miles de miles y dijeron que mil, somos gente de bien y dijeron de mal. Flores que van cegando por querer un país, un paisito de todos para vivir en paz.

Somos grito de gritos, cacerolas de luz, un trueno que retumba con la fuerza del mar cuando rompe el letargo que acumula en su ser, cuando dice “allá voy” y decide empujar.

Todo eso somos, somos, todo eso y mucho más vencedores del miedo, del odio y del dolor soñadores de sueños con derecho a soñar armados de la gana que la vida pario, con el eco del trueno, con la fuerza del mar ✐