Es momento de gestar el pensamiento, la acción y el diálogo en colectivo. Con el fin de transformar  la actualidad que afronta el país.

Hoy, los jóvenes bogotanos, exteriorizamos un profundo rechazo a las decisiones tomadas por el gobierno. Somos conscientes del descontento ciudadano que nos invita a salir a las calles para alzar nuestra voz en contra de las reformas o leyes que buscan beneficiar a las grandes elites. Es necesario evitar, en tiempos de contingencia sanitaria, los mismos resultados que una y otra vez se repiten en nuestro país: Un sistema que privilegia a unos pocos y que perpetúa la desigualdad. Es notorio el abandono del estado. No hay inversión social, las oportunidades educativas son pocas y el vacío institucional es enorme. Existen razones suficientes para que la ciudadanía pueda salir a movilizarse, por un país justo y digno.

Sin embargo, en el transcurso de los días de marcha, la violencia ha llegado al límite de generar la muerte de jóvenes que salieron a las calles a manifestar su insatisfacción. El estado y los medios de comunicación nos estigmatizan como vándalos y cínicamente justifican LA MASACRE que esta ocurriendo. Estamos hablando de vidas, de sueños y de proyecciones arrebatadas. Hoy, «EL PUEBLO GRITA, UN PUEBLO QUE NECESITA, QUE NECESITA QUE LO ESCUCHEN» Por esta razón, el Nodo quiere extender un mensaje de resistencia a lo violento. Digamos sí a la vida, no a la violencia. La diferencia no debe ser un motivo de violencia. Todas las voces deben ser escuchadas. Finalmente, queremos citar al filósofo colombiano Estanislao Zuleta, quien menciona en un fragmento de su ensayo “Elogio de la dificultad”, la importancia de…

«conservar la voluntad de luchar por una sociedad diferente sin caer en la interpretación paranoide de la lucha. Lo difícil, pero también lo esencial es valorar positivamente el respeto y la diferencia, no como un mal menor y un hecho inevitable, sino como lo que enriquece la vida e impulsa la creación y el pensamiento…».

El Nodo nuevamente extiende la invitación a todos los jóvenes a alzar su voz por ustedes, por los que la violencia les arrebató la vida, por los que aún siguen en la lucha y por alcanzar la transformación que necesita el país.