Presentan ante MEN juego creado por docentes de la región centroandina para apoyar la educación sexual

Profesoras de la Comunidad de Aprendizaje y Práctica Pedagógica (CAPP) para la prevención de violencias basadas en género, de la región centroandina del país, presentaron ante el Ministerio de Educación el juego Sexplora, una herramienta lúdica que busca contribuir a la comprensión integral de la sexualidad en escuelas y colegios del país como medida para mitigar las violencias basadas en género.

Para Jessika Alejandra Gómez, docente orientadora de la Institución Educativa Agroindustrial de Cajamarca (Tolima), llegar hasta allá es la visibilización de una construcción colectiva y un trabajo concienzudo de las docentes que integran la CAPP.

El juego favorece un entorno inclusivo y respetuoso hacia la diversidad, busca eliminar prejuicios y promover la empatía y brindar una comprensión integral de la sexualidad, como el sexo, el género, las orientaciones sexuales, las identidades de género, las relaciones emocionales y el autocuidado.

El diseño del juego se inspira en la experiencia profesional en entornos escolares y en los casos atendidos por las profesionales que integran la CAPP y en los aprendizajes obtenidos a lo largo del curso virtual ‘Sexualidad: mucho más que sexo’, de la Universidad de los Andes, en alianza con Coursera.

Por tanto, el juego está basado en datos respaldados por la evidencia, y la información proporcionada tiene una base sólida para que el aprendizaje sea significativo y confiable.

Para su desarrollo, la CAPP de Género realizó una encuesta dirigida a estudiantes de secundaria con el objetivo de evaluar su nivel de comprensión sobre la sexualidad. Se encuestaron 985 estudiantes de los grados sexto a undécimo, de 11 establecimientos educativos de 4 departamentos: Tolima, Huila, Cundinamarca y Boyacá.

Los resultados de la encuesta evidenciaron confusión en torno a conceptos fundamentales como sexo, género, identidad de género y orientaciones sexuales, lo que motivó la creación de esta herramienta lúdica.

Las creadoras del juego han realizado pilotajes en instituciones educativas de Puerto Boyacá (Cundinamarca), con un semillero escolar, y en Cajamarca (Tolima), en dos grados de bachillerato. Allí los estudiantes se han mostrado abiertos al diálogo y a los debates reflexivos.

Por esos resultados, y sobre todo, tras la presentación del juego en el Ministerio de Educación,  las profesoras de la CAPP de género, como se les conoce coloquialmente, tienen “la expectativa de llegar a otros territorios y poder prevenir, mitigar y reducir las violencias basadas en género a nivel nacional de manera pedagógica”.