• Establece un grupo de trabajo o comité, compuesto por todos los sectores de la comunidad educativa (docentes, directivos, estudiantes, acudientes, familias y comunidad), responsable de diseñar estrategias de mitigación, herramientas pedagógicas y mecanismos de comunicación y ayuda para todos.
  • Define los principios que guiarán la estrategia del grupo de trabajo o comité: puede ser proteger la salud de los estudiantes y docentes durante la cuarentena, asegurar que todos puedan desarrollar sin problema las tareas y proyectos a distancia, proveer apoyo emocional a quien lo necesite o cualquier otro tema que consideren relevante. Esto ayudará a definir tareas concretas y a priorizar el uso de recursos limitados.
  • Desarrolla un sistema de comunicación diario con cada estudiante y docente, para conocer sus avances, retos y necesidades. 
  • Establece mecanismos de coordinación con autoridades locales de salud pública, de forma que las actividades pedagógicas estén sincronizadas con las estrategias de salubridad.
  • Identifica redes o sistemas de comunicación creadas por otras comunidades educativas, mantente en contacto con ellas e intercambia información acerca de necesidades, retos afrontados y formas en que se han solucionado.

  • Identifica mecanismos para enseñar a distancia. Cuando sea posible, que estos incluyan herramientas virtuales, ya que permiten mayor versatilidad y oportunidades de interacción. Procura que las actividades virtuales se puedan desarrollar por teléfonos celulares, esto porque en Colombia hay más familias con esta tecnología que con computadores, y aprovechando el mínimo vital de comunicaciones que se ha establecido en el país.
  • Busca alianzas, patrocinios y sinergias con el sector público y privado para conseguir mecanismos de acceso a internet y herramientas de computación para quienes no lo tengan en casa. También pueden pensarse maneras para que los computadores existentes en el colegio puedan ser prestados a algunos estudiantes que lo requieran.
  • Busca, selecciona y distribuye los materiales virtuales gratuitos que están generando los Gobiernos local y nacional, así como diferentes entidades públicas y privadas en Colombia y en otros países (Google, Unesco, Banco de la República, etc.).
  • Si no es viable implementar una estrategia pedagógica en línea, desarrolla herramientas alternativas: programas de radio a través de las redes comunitarias, paquetes de talleres impresos para llevar a casa, etc. Explora alianzas con empresas y organizaciones de la comunidad para entregar estos productos en cada una de las casas de las y los estudiantes.
  • Elabora y haz llegar a estudiantes y familias una guía para el uso seguro de internet (en especial para menores de edad) y para el aprovechamiento del tiempo libre.

  • Cuando la escuela provea alimentación a sus estudiantes, desarrolla métodos alternativos de distribución a domicilio de la comida. Coordina con las respectivas autoridades locales.
  • Procura establecer alianzas de cooperación con actores públicos y privados locales para la recolección y entrega de alimentos saludables a las niñas, niños y adolescentes que lo requieran y que no estén siendo cubiertos por los distintos programas existentes.
  • Identifica a los beneficiarios del Programa de Alimentación Escolar (PAE) que no estén cobijados por Familias en Acción (esta es la población más vulnerable en materia de nutrición) y a los que se debe priorizar en cualquier iniciativa de ayuda alimentaria, sea oficial, privada o comunitaria.

  • Revisa y replantea los objetivos curriculares propuestos a inicios del año, dándoles un toque de realidad de acuerdo con la nueva situación. Define lo que se debería y se puede aprender durante este periodo de distanciamiento social.
  • Define nuevos mecanismos de evaluación del trabajo de las y los estudiantes.
  • Identifica distintas opciones para recuperar el tiempo de clase una vez pase la cuarentena, así como la viabilidad de cada una de ellas. Por ejemplo, a través de un periodo intensivo de clases al inicio del nuevo periodo académico.
  • Define claramente los roles y expectativas de las y los docentes en su rol de guía y apoyo a las y los estudiantes en esta nueva situación.
  • Crea una página web, grupo en redes sociales o alguna otra forma de comunicación instantánea con docentes, estudiantes y acudientes para hablar del nuevo currículo, solucionar dudas y brindar apoyo.

  • Cuando la escuela provea otros servicios sociales, como apoyo psicológico, desarrolla formas alternativas para mantenerlos durante la cuarentena.
  • Promueve un adecuado apoyo para las y los estudiantes más vulnerables y sus familias durante el periodo de educación a distancia.
  • Mejora la comunicación y la colaboración entre las y los estudiantes para promover el aprendizaje y el bienestar mutuo.
  • Evalúa con las autoridades nacionales y locales la posibilidad de habilitar centros educativos con cuidados de emergencia, para atender a las niñas y niños cuyos cuidadores no pueden quedarse en casa.
  • Desarrolla estrategias para fomentar la actividad física, el juego activo, la reflexión y la meditación en las y los estudiantes durante la época de cuarentena.
  • Asegúrate de que toda tu comunidad educativa tenga el apoyo financiero, logístico y moral necesario para superar esta situación. En caso de que no, coordina formas solidarias de ayuda.