Mujeres que le dicen ¡sí! a la ciencia

Con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, en 2016 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Desde Educapaz nos sumamos a esta conmemoración, entrevistando a Leidy Lorena Navarro Criollo, una joven científica de 17 años, del grado undécimo de la I. E. Sagrado Corazón de Jesús, en Sandoná, Nariño.

Educapaz (EP): Lorena, ¿cuándo fue la primera vez que te interesaste en la ciencia? Lorena Navarro (LN): fue gracias a mi docente Adilson Barahona, quien en clase nos dio a conocer el PRAE, el Proyecto Ambiental Escolar. Nosotros, como estudiantes, con el PRAE tenemos la oportunidad de hacer intervenciones tecnológicas para solucionar problemas que se presentan en nuestro corregimiento o en nuestro municipio. Fue ahí cuando me di cuenta de mi interés por la ciencia, cuando descubrí que mis ideas, mis investigaciones y mi voz puede ser parte del cambio, que con una combinación de las distintas ciencias puedo formular soluciones a problemas reales de la comunidad.

EP: ¿Cómo te ves en el futuro? LN: yo quiero ser profesional de la ciencia; mejor dicho, ¡una científica colombiana! Quizás como química. Quiero ser parte de un equipo científico y contribuir con mi capacidad de investigación a crear una nueva estructuración en los productos que están perjudicando a nuestro planeta.

EP: las Naciones Unidas estima que, en el mundo, menos del 30 % de los investigadores científicos son mujeres. ¿Por qué crees que se dé esto? LN: creo que esto pasa porque en muchas ocasiones nos sentimos incapaces de serlo; no nos reconocemos merecedoras ni acreedoras de ese título. Muchas veces nos da temor ser rechazadas, no ser escuchadas o no ser reconocidas por los aportes que hacemos, por nuestros descubrimientos o por nuestras innovaciones. Por eso no optamos por este tipo de carreras. Lo cierto es que para una mujer no es fácil llegar a ser científica, pero tampoco es imposible; necesitamos enfocarnos y ser perseverantes.

EP: ¿Tú te has encontrado con alguno de estos obstáculos? LN: en mi corta experiencia sí me he topado con algunos obstáculos, como el hecho de que en mi colegio no existan las suficientes herramientas para la ciencia. En la educación pública no hay equipamientos en, por ejemplo, laboratorios en donde podamos explorar con acierto nuestras ideas. Para ser honesta, vivir en una zona rural me hizo sentir frustrada en algún momento, y consideré incluso renunciar a la ciencia. Pero este deseo de querer llevar cambios que mejoren la vida de mi comunidad me llevó a seguir adelante, a seguir luchando para que mis ideas y las de mis compañeros científicos sean escuchadas y para que nuestras propuestas de soluciones sean una realidad.

EP: el 11 de febrero se conmemoró el Día Internacional de la Mujer y la Niña Científica, y el 8 de marzo el Día Internacional de las Mujeres. ¿Qué recomendación les darías a las niñas y jóvenes que quieren ser científicas? LN: les diría que desde que somos niñas, cuando interactuamos con el exterior, nos estamos convirtiendo en científicas. La curiosidad de la infancia no contempla el «no puedo»; todo lo imagina, todo lo crea, incluso al estar jugando se está haciendo ciencia. Nosotras las mujeres contribuimos al desarrollo de la sociedad, del país y del mundo. Nosotras somos capaces de lograr lo que nos proponemos sin importar nuestra condición económica, religión, físico o todos esos aspectos con los que nos quieren hacer sentir mal. Que se queden atrás todos esos prejuicios que dicen que por ser mujeres no podemos hacer esto o aquello, que somos débiles o que eso es solo para hombres. Nunca dudemos de que podemos ser parte de ese grupo de mujeres que a lo largo de la historia le han dicho sí a la ciencia ✐

Las mujeres en la vanguardia de los descubrimientos científicos