Peter Tabichi es un profesor de Ciencias de la escuela secundaria Keriko Mixed Day en Pwani Village, situada en una parte remota y rural de Kenia. Allí, estudiantes de diversas culturas y religiones aprenden a construir paz desde la ciencia. Fue el ganador del Global Teacher Prize 2019 y, estando en Colombia, habló en exclusiva para Educapaz.

«En la escuela tenemos distintos retos: no tenemos suficientes salones, tampoco tenemos un laboratorio, ni tenemos salón para comedor. También en varios casos los estudiantes tienen que caminar largas distancias: algunos caminan hasta siete kilómetros y en las épocas de lluvia se convierte en una hazaña imposible. Considerando que muchos de ellos vienen de familias que no cuentan con recursos, no pueden comer dos veces al día. Nosotros tenemos estudiantes que vienen de distintos ambientes y orígenes, diferentes religiones y hasta siete tribus. Hace algunos años, en el 2015, había tensiones por las diferencias dentro de la escuela. Por lo que encontré distintas iniciativas, como el Club de Paz, que fue la manera de unir los lazos entre los estudiantes, de crear paz dentro de la escuela y entre los estudiantes, y para incentivarlos a que compartan esa semilla entre sus familias. Yo puedo decir que cuando en las escuelas se están viviendo circunstancias similares a esta, promover la paz mediante un programa como este es un recurso efectivo. La educación para la paz es muy importante en las escuelas.

La paz empieza en el individuo: tú no obtienes paz si no tienes paz dentro de tu corazón. Entonces tú debes ser pacífico y tener paz para poder compartirla con otros. Pero también es importante trabajar con diferentes personas y con las familias y la comunidad. La paz no es solamente entre individuos, sino que también es importante construir la paz en nuestro entorno. A cualquier costo nosotros debemos buscar la manera de promover la paz, porque si no tenemos paz, no podremos disfrutar de otros servicios, no podremos tener buena educación, no podremos disfrutar de una buena vida y en esta vida hemos nacido para ser felices. Entonces la paz es lo que realmente puede aportarnos esta posibilidad»