La protesta como esperanza de paz

El pasado 27 de mayo, realizamos el segundo conversatorio de la estrategia «La escuela dialoga con la JEP». En esta oportunidad, el presidente de la Jurisdicción Especial para la Paz se reunió con colegios Crese de Bogotá, La Calera, Chaparral, Ibagué y Cali.

 

Durante casi dos horas, estudiantes, docentes, gestoras y gestores tuvieron la oportunidad de dialogar y de hacerle preguntas al magistrado Eduardo Cifuentes acerca del funcionamiento de la Jurisdicción, su alcance y retos, la paz y la situación del país, así como sobre el papel que las y los jóvenes tienen o pueden tener en el sistema de justicia transicional colombiano. 

El primer bloque de la conversación giró en torno a dos interrogantes estructurales: ¿Qué es la justicia transicional y por qué es importante para el país? Y, ¿cómo mantener la esperanza en medio de este momento complejo que vivimos como sociedad y cómo la JEP puede contribuir a solucionarlo? De hecho, este encuentro resultó particularmente oportuno teniendo en cuenta que se desarrolló en medio del masivo Paro Nacional, liderado en gran medida por jóvenes de todas las regiones, quienes han sido precisamente los principales afectados por la respuesta represiva que el Estado ha dado en varios puntos del país. 

Al respecto, el magistrado Cifuentes señaló las expresiones de protesta del último mes y medio como una señal de esperanza, como un «fenómeno comunicativo» en el que las y los jóvenes del país están contando su inconformidad, su deseo de cambio a través de vías políticas y no armadas, conflictos que pueden convertirse en insumos de transformaciones para profundizar la democracia colombiana. 

En el segundo bloque del encuentro, fueron las y los estudiantes quienes plantearon sus propias dudas y preguntas. Allí se habló sobre la campaña que hay para deslegitimar la JEP, sus momentos más difíciles, las formas de superar los temores a denunciar, el riesgo de revictimización de las víctimas durante los encuentros con sus victimarios y los procesos educativos de apropiación de la justicia transicional por parte de la juventud, entre otras. Sobre estas preguntas, el magistrado Cifuentes recordó el concepto «males absolutos», aquellas atrocidades que ocurrieron en el marco del conflicto armado y que, como sociedad, debemos comprometernos a no repetir. 

Al final, quienes participaron dejaron dos mensajes en el aire: la necesidad de que las nuevas generaciones no hereden el lastre de la violencia y la impunidad, y la urgencia de que interioricemos en nuestras mentes y almas que hay acciones que no podemos volver a repetir para que valga la pena vivir en este país.