¡Bienvenidas, Escuelas de Palabra!

Terminó con éxito la primera convocatoria Escuelas de Palabra, iniciativa de Educapaz y la Comisión de la Verdad para promover la investigación, la acción y la reflexión de las comunidades escolares sobre construcción de la verdad para acabar con el conflicto.

En Colombia, la guerra fue a la escuela. Lo hizo para reclutar niñas, niños y jóvenes; para enseñar a odiar, para utilizar los muros y pupitres como escudos contra las balas, e incluso para implementar su macabro teatro de operaciones. 

Pero la paz también fue a las aulas. Lo hizo de la mano de docentes que detuvieron la deserción, de estudiantes que transformaron sus entornos para que los cantos de sirena de la guerra no tuvieran eco, y de comunidades que valientemente crearon un cerco humanitario alrededor de sus escuelas. 

Ambas facetas son parte fundamental de la memoria histórica del conflicto armado colombiano. Reconstruir estas verdades es, entonces, una obligación moral que tenemos. Reconociendo esto, Educapaz y la Comisión de la Verdad crearon Escuelas de Palabra, iniciativa que busca apoyar la conformación de un movimiento sociocultural en torno a la verdad, como paso para cimentar la reconciliación; para lo cual se busca incluir tanto a las escuelas como a actores estratégicos interesados y comprometidos con la educación, así como también a las universidades y las escuelas normales superiores. 

El 3 de marzo cerró la primera de las convocatorias, dirigida en esta oportunidad a la región Caribe e insular del país. De 124 propuestas que se inscribieron, fueron seleccionadas 32 (ver infografía al frente). Se trata de proyectos de investigación presentados por establecimientos educativos, centros de reeducación y escuelas normales superiores de ocho departamentos (ver mapa), en torno a cinco temas: El valor de la verdad en la convivencia escolar, La investigación de problemáticas socioambientales, culturales o económicas en los territorios; La formación de jóvenes expertos en casos internacionales de justicia transicional y comisiones de la verdad, Iniciativas escolares de memoria y el derecho a la verdad, e Investigación de la escuela como sujeto colectivo en el conflicto y la paz (ver al frente listado de seleccionados). 

Estas comunidades educativas se han comprometido a construir un amplio diálogo de paz desde sus territorios, así como a aportar a una construcción social de “la verdad” incluyendo muchas voces que permitan generar consensos éticos, aún en medio de los disensos. 

En Colombia la guerra fue a la escuela. Ya es tiempo de que la verdad y la reconciliación también emanen de ella.