2018: ¿Más reconciliación o más dolor?

Aunque hay territorios donde la violencia no ha cedido, en muchas zonas rurales de Colombia los últimos dos años fueron los más pacíficos en décadas. Educapaz ha aprovechado esos dos años para un trabajo intenso, y hoy facilitamos una red de jóvenes y docentes en tres ciudades y las comunidades campesinas e indígenas de cuatro municipios del Sur del Tolima. Además, hemos comenzado a conocer escuelas en otras zonas rurales.

Pero pueden pasar muchas cosas. De hecho, se ha deteriorado la seguridad, están cayendo líderes sociales en todo el país, y la criminalidad está cobrando cada día más vidas. Recientemente fueron asesinados la maestra Liliana Astrid Ramírez Martínez, en Coyaima, y el maestro Esnéider Saiz Comba, en Planadas. A sus familias, colegas y estudiantes extendemos nuestras condolencias y ofrecemos nuestra solidaridad. 

En 2018 sabremos si la reducción en las confrontaciones, atentados, homicidios y lesiones se mantiene, si se extiende a nuevas regiones, o si la tregua termina y seguimos en las mismas guerras sin sentido por décadas. En todo caso, el próximo puede ser el año para comenzar en firme la reconciliación. Para lo cual será determinante lo que hagamos en las escuelas. Abrirlas para que allí se construya la verdad, para que allí se encuentren víctimas de todos los dolores y colores, para propiciar gestos de perdón y acuerdos locales para la no repetición. Permitir en ellas el debate sin sectarismo. Hacer que en ellas los niños y jóvenes tengan una opción distinta a heredar los odios.

Desde Educapaz deseamos a toda nuestra comunidad de práctica un fin de año de reflexión para que recibamos el 2018 mejor preparados para vivir plenamente y para comenzar a espantar el miedo.